Caso Serrado (y II…)

En el caso serrado de esta semana, hay movidas de peliculas porno y deportaciones, good shit.

Lola, la demandante: quería estar de portada en una revista porno, pero terminó deportada a México.

Gabriel, el demandado: ella pensaba que él era el rey Midas (algo de pinta sí que tiene)

La historia es que ella le contrata al calvito para hacer un video porno, y en vez de eso él hace un corto sobre inmigración, lo publica, y ahora las autoridades quieren deportar a ella. Todo muy rocambolesco.

Ella está indocumentada (durante 25 años, lo raro es que no la hubiesen deportado todavía). Estaba casada con un tipo que tenía familias en otros estados, y derrepente se muere y le deja 30.000 pavos. Ahora su nuevo sueño es ser actriz porno.

Por lo visto le paga los 30.000 a Gabriel y graba escenas a mansalva, hasta con el apuntador. Según él es mala actriz. Enseñan parte del video en el que sale ella como una inmigrante, muy lol.

Le pide 80.000$ por daños y perjuicios, él argumenta que se divirtió mucho.

En un momento dado, Lola empieza a fingir un orgasmo. Los productores con muy buen criterio ponen pitidos.

Vienen los testigos. Una amiga de Lola que le presentó al Gabriel y ayudó a que deportaran a su amiga, buena amiga. Y un amigo de Gabriel, que dice que Lola no sirve para el prono (Lola le dice que su pinga si que no sirve, transcribiendo el pitido).

Como curiosidad, sale una educadora sexual aparentemente española (por su acento). C les va.

Decisión final: dictamen a favor de Lola, se va con 80.000$ a México (para contratar a otro productor porno y le vuelvan a tangar).

CASO SERRADO!!!!

Y como dijo el escritor irlandés Oscar Wilde: “La sociedad persona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *