Caso Serrado (y III…)

Bueno, con tres ediciones de Caso Serrado, creo que véis un poco cómo va el tema. Todos los viernes (en tanto en cuanto me salga el huevo izquierdo) hay una nueva entrega. Con la misma estructura. Y temas similares. Pero vaya, por algún motivo me gusta ver y comentar estas mierdas.

El Caso Serrado de hoy va de infidelidades y frutas “frescas”.

Elizabeth, la demandante: dice que tiene su tienda, tiene que atenderla (?)

Gary, el demandado: le gustan las mujeres jugositas (?)

Me ha gustado esta composición rollo Street Fighter. La demandante dice que no hay jaldinero que le liege (ni puta idea).

Al inicio se le ve a Elizabeth escondiendo una bolsa negra, en plan mafiosa que esconde la droga buena.

Lo que le pide a Gary es que le haga el amor igual que se lo hace a su amante. Lo curioso es que le da igual que tenga un amante (ya veremos por qué).

Ella comenta que tiene un almanaque en el que apunta las veces que le toca. Y por lo visto le investiga para ver lo que hace, a dónde va, su ropa…

Gary es un cachondo, porque a todo esto que dice su mujer (que se saca una cabeza) tiene comentarios mordaces.

Ella encuentra pantalones “eyaculados”, pintalabios de mujer, sus uñas pintadas…es todo muy WTF. Incluso se piensa que esta tipiando con compañeros de trabajo.

Llega el drama, Elisabeth saca LA SANDÍA. Es ella la amante!!!

La doctora quiere revisar la sandía.

Lo más cachondo es la explicación de Gary, que eso de la sandía es porque el es un artista, y quería hacer algo tipo Halloween.

Aparece la ex-jefa de Gary (sí, proque por lo visto le han despedido), con un video de Gary haciendo cosas malignas con la fruta.

La defensa de Gary: su jefa se quería acostar con él, y es todo una farsa. La respuesta de la jefa: eres un puto gordo.

Finalmente Gary reconoce que la sandía (Melani, de melón) es su novia, no le regaña, no le pide nada, dice que tiene vitaminas que hacen buena mierda en su erección.

El chiste final de Gary: el disfruta, porque es una fruta.

Decisión final: concede a Elisabeth el divorcio, y la sandía a tomar por culo que se va.

CASO SERRADO!!!!

Y como dice un refrán español: “Las frutas losanas, insitan las ganas”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *