Caso Serrado (y IV…)

En el Caso Serrado de esta semana, vamos a tratar cosas escatológicas.

Gilbert, el demandante: hay que matar a los jefes.

Raúl, el demandado: los empleados son perros.

El demandante pide 30.000 machacantes a su jefe, porque le discrimina por ser homosexual.

Por lo visto el jefe está bastante flipao con los empleados, y es bastante homófobo. Dice que Dios no ve bien eso, Gilbert dice que es una “diabla” (ni puta idea).

En un momento dado, el jefe le manda limpiar un baño a Gilbert, y mientras lo esta limpiando, el jefe se pone a mear fuera del tiesto y toda la movida (Gilbert define el miembro de su jefe como croquetita).

Y bueno, Gilbert se calienta y amenaza a su jefe fingiendo que tenía una pipa. Lo mejor, hay cámaras de seguridad, y se ve como despues de amenazarle defeca encima de su jefe. Muy grande.

Explicaciones del jefe: “Yo lo dejé trabajar aunque fuera homosexual”. Todo normal.

Viene otra trabajadora, y dice que además el jefe es xenófobo, cremita (mientras Gilbert le llama cara de plátano).

Viene una jamba que no habla bien, que supuestamente estaba cuando se cagó en su jefe, y dice que pensaba que iba a explotar una bomba química JAJAJAJJAJAJA

Decisión final: el jefe tiene que pagarle los 30.000 ñapos a defecator-man

CASO SERRADO!!!!

Y como dijo Mahatma Gandhi: “Siempre ha sido un misterio para mí, cómo puede haber hombres que se sientan honrados con la humillación de sus semejantes”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *